Hoy os presento a uno de los filósofos más importantes de la historia, junto a Platón y Descartes (es tan importante que se estudia para la PAU…). Fue el padre del deontologismo: deontología  viene del griego to deon , “lo conveniente”, “lo debido”, y logía , “conocimiento”, “estudio”. Pero antes que nada, reflexionemos:

¿Hay que hacer sencillamente lo que te beneficia? 

En nuestro repaso de la Historia de la Ética hemos estudiado distintas teorías:

  • El Aristotelismo, que dice que tenemos que perseguir la felicidad.
  • El Hedonismo y el Ascetismo, que dicen, respectivamente, que tenemos que buscar el placer o el sacrificio
  • El Utilitarismo, que defiende que el objetivo de nuestras acciones debe ser la utilidad entendida como mayor bien para mayor número de gente.

Todas estas teorías éticas coinciden en la idea de que hay un determinado bien (la felicidad, el placer, la utilidad… ) que todos los seres humanos deben buscar. Estas éticas dicen que conviene hacer algo si eso nos acerca a ese bien, y si no, conviene no hacerlo. Las éticas que piensan que hay un bien último que todos los humanos buscan y que se orientan según ese bien se llaman éticas materiales.

De entrada hay que decir que la ética de Kant es bastante distinta al resto. La ética de Kant es formal, mientras que las demás, (por ejemplo la ética utilitarista, o la de Aristoteles, o el cristianismo), como acabo de señalar, son éticas materiales. ¿Qué quiere decir esto?  Por decirlo de manera simple, lo más común es que cuando la gente piensa en temas de moral la pregunta básica es: ¿qué conviene hacer? (en el sentido de que es lo que me va a hacer más feliz, o que es lo más útil para todos, o que es lo que me va a llevar al cielo… ). Pero para Kant la pregunta fundamental de la etica no es esa, sino: ¿qué debo hacer?

Esto se entiende si se piensa en que a veces no es lo mismo hacer lo conveniente que hacer lo correcto. ¿Está justificado copiarse en un examen cuando nadie se va a dar cuenta, (y cuando nadie se perjudicará de ello)? ¿Está justificada la mentira piadosa (decirle a un amigo algo para que se sienta mejor, por ejemplo)? ¿Está justificado torturar a alguien si con eso podemos conseguir información importante (pensemos en Guantánamo)?

A veces, como en estos ejemplos, hay que elegir entre hacer lo que consideramos conveniente y lo que sabemos correcto.

Bueno, pues en estos casos Kant aboga por lo correcto. Según él, en todas estas acciones hay que cumplir con el deber.  En el caso de nuestros ejemplos, pues lo que hay que hacer es seguir a rajatabla el deber moral de no copiar, no mentir, no torturar.

Kant es muy riguroso al respecto, (tal vez excesivamente riguroso), pero su posición no está falta de razones:

A/ Una de ellas es que a menudo justificamos una acción moral incorrecta amparándonos en las supuestas buenas consecuencias de esa acción. Por ejemplo, puedo decirle a un amigo que le favorece una prenda de ropa que en realidad no lo hace, pensando que así se va a sentir mejor.  Pero en verdad no se sabe nunca la consecuencia de tal acción. Por ejemplo, puede que él se ponga eso para una entrevista de trabajo y vaya hecho un adefesio…

En verdad nunca sabemos las consecuencias finales de una acción, y por eso resulta complicado fiar la bondad o maldad de una acción en sus consecuencias (esto sería, por tanto, una crítica al utilitarismo).  A menudo una acción bienintencionada es nefasta, o al revés.  Entonces es cuando decimos: “Yo no quería…”. Pero para Kant lo que justifica una acción moral es su adecuación al deber. Esto le sitúa en las antípodas del utilitarismo, por ejemplo.

B/ Merece la pena también reflexionar sobre lo siguiente: a menudo actuamos de un modo con los demás que no toleraríamos con nosotros mismos. Por ejemplo, solemos hacer mentiras piadosas como la anterior y nos justificamos a nosotros mismos diciendo que solo queremos el bien de nuestro amigo, pero ¿a quién le gusta que le traten así?  ¿Quién se siente conforme cuando le mienten, incluso cuando supuestamente lo hacen con la mejor voluntad?

Para Kant hay que ser consecuente y tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen. Dicho con sus palabras, hay que tratar al resto de las personas como si fuesen un fin en si mismo, y no como un medio. Eso es lo que significa la palabra respeto: comprender de verdad que las otras personas son como tú, y tratarles en consecuencia.

Por esto, la piedra de toque de la moralidad kantiana es lo que Kant llama el imperativo categórico.  Esto es una respuesta a la pregunta ¿qué es el deber? ¿qué debo hacer?  Kant no da una respuesta concreta a esto, no dice que hay que hacer esto o lo otro, pero sí da una especie de prueba formal a la que se tiene que adecuar nuestra acción moral.

Hay dos formulaciones del imperativo categórico. Una dice algo así: actúa de tal modo que el principio de tu acción pueda ser universalizable (dicho exactamente en palabras de Kant “actúa por una máxima tal (una regla) que quieras que se convierta en ley universal”). Esto quiere decir que cuando hagamos algo deberíamos pensar: ¿qué pasaría si todo el mundo lo hiciese? Esta es una argumentación bastante común, y sirve para aclarar las cosas. Porque de entrada hay que reconocer que todo el mundo tiene los mismos derechos que tú, y que tu acción moral no puede esconder ningún privilegio.

Otra formulación del imperativo categórico, relacionada con la anterior, dice algo como esto: Actúa de tal modo que en tu acción siempre consideres a los demás, y a ti mismo, como fines en sí, y no como medios. Esto significa, ni más ni menos, que no debemos utilizar a nadie, y no dejar que nos utilicen. Me parece que esto no hay que explicarlo más, creo que se entiende… Lo que subyace de fondo es la idea de la DIGNIDAD.

Otra teoría ética formal sería la propuesta que hizo Rawls con su Teoría de la Justicia. ¿Recordáis el velo de ignorancia?

Blind Justice 3

******************************

No me resisto a dejaros una entrevista que le hizo El Follonero al político racista (perdón, realista) de Vic Josep Anglada. Desde luego en este tema del racismo y de la inmigración Kant tendría mucho que decir, sobre todo por eso del respeto y de tratar a los seres humanos como medios….

Anuncios